Remedios caseros para la cirrosis

El hígado es uno de los órganos más importantes, el órgano interno más grande. El hígado se encarga de desintoxicar y metabolizar los químicos y toxinas dañinas de la sangre antes de que pase al tracto digestivo. Pero debido a sus funciones, es un órgano propenso a muchas enfermedades. Y la cirrosis es una de ellas.

Remedios caseros para la cirrosis

¿Que es la cirrosis?

La cirrosis es una enfermedad en la que en el hígado se empieza a desarrollar tejido cicatricial. Esto provoca una disfunción del órgano que afecta a procesos como:

  • El flujo sanguíneo
  • La eliminación de toxinas y desechos
  • Los niveles hormonales
  • La digestión de algunos nutrientes esenciales

Con la cirrosis el hígado se va deteriorando lentamente. Según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Riñón, las razones por las la cirrosis es peligrosa es por que el tejido cicatricial se forma reemplazando al tejido hepático sano.

Causas

Alguna de las causas más comunes de la cirrosis son:

  • El abuso de alcohol
  • Antecedentes de enfermedades hepáticas
  • Dietas pobres
  • Altos niveles colesterol

 

Síntomas comunes de la cirrosis

Al principio puede no haber ningún tipo de síntoma. Pero algunos de los que se pueden dar son:

  • Fatiga
  • Pérdida de apetito
  • Ictericia
  • Piel y/u ojos amarillentos
  • Náuseas o vómitos
  • Dolor abdominal
  • Calambres.
  • Problemas cognitivos
  • Desorientación
  • Cambios de humor
  • Hinchazón de piernas y tobillos
  • Picazón insoportable
  • Color oscuro de la orina
  • Heces pálidas o alquitranadas
  • Cambios de peso

Tratamiento convencional para cirrosis

El tratamiento convencional para la cirrosis y al que se debe de acudir viene siempre de la mano de los médicos. Estos le informarán del tratamiento a seguir dependiente de la gravedad de la afección.

A menudo, estos tratamientos se basan en medicación junto con unos cambios en los hábitos de la persona a un estilo de vida saludable. Aunque a día de hoy no hay “cura” para la cirrosis, se pueden llegar a controlar sus síntomas:

  • Eliminando el consumo de alcohol y drogas
  • Con diuréticos
  • Dieta saludable
  • Eliminando la ingesta de sal.
  • Terapias cognitivas
  • Laxantes para mejorar la eliminación de toxinas.
  • El uso de medicamentos
  • En casos graves, el trasplante de hígado

Remedios caseros para la cirrosis

Estos remedios caseros no curan la cirrosis, pero si mejorará los síntomas.

Como siempre, recomendamos antes de hacer nada, consultar con su doctor

1. “Limpiar el hígado” de manera regular

Cambiar su estilo de vida es fundamental. Es importante realizar una dieta basada en vegetales, hacer ejercicio de manera frecuente y eliminar cualquier tipo de comida procesada y el alcohol.

2. Incluir y eliminar una serie de alimentos

Alimentos que pueden ayudar a limpiar su hígado: alimentos integrales, verduras de hoja verde oscura, vegetales crudos, verduras al vapor, cítricos, zanahoria, remolacha, batata, plátanos, aguacates, cúrcuma, jengibre, espirulina, la clorela, aceite de semilla negra, té de diente de león, aceite de oliva extra virgen y aceite de coco, vinagre de manzana crudo, el hígado de la carne de vacuno, nueces, semillas, mariscos salvajes…

Alimentos que debe eliminar de su dieta: picants, fritos, carbohidratos refinados, gluten y azúcares, cafeína, alcohol, grasas saturadas (solo coma productos de animales de alta calidad, ecológico)…

3. Come productos ecológicos

Tanto como te sea posible. Tu hígado es sensible a químicos, pesticidas y otras toxinas. Por ello, comprando alimentos ecológicos podemos prevenir problemas hepáticos y enfermedades del hígado. De esta manera podemos reducir de manera drástica la ingesta de toxinas que realizamos de manera habitual sin darnos cuenta

4. Eliminar el consumo de alcohol y el tabaco

El alcohol puede ser una de las causas de la cirrosis. Tanto el alcohol como el tabaco deben de ser las dos primeras cosas que eliminar de nuestros hábitos.

5. Suplementos alimenticios

Hay suplementos que pueden ayudar a producir la bilis y las enzimas adecuadas, calmar el tracto digestivo, reducir los gases y disminuir la inflamación, como:

  • Cúrcuma
  • Cardo mariano
  • Probióticos
  • Jengibre

Todos estos son remedios que están en nuestras manos y con los que podemos dejar de dañar a nuestro hígado. Con ello podemos reducir en mucho los síntomas que produce la cirrosis.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario